Saltar al contenido
Pomadas

Elimina el dolor con una pomada para desgarros

pomada para desgarros

Los músculos son estructuras espasmódicas que ayudan a realizar las actividades del cuerpo mediante la contracción y elongación. Están compuestos de fibras y tejidos que, al romperse, causan gran dolor y es lo que se conoce como desgarro muscular. Una pomada para desgarros es efectiva para aliviar los dolores generados por la rotura de las fibras musculares.

El desgarro muscular es el término que se emplea a la rotura total, o parcial, de las fibras musculares y es causado por una elongación abrupta del tejido muscular. Es muy común que los atletas o deportistas sufran de éste tipo de lesiones ya que están constantemente rompiendo y regenerando la masa muscular.

pomada para desgarros

La rotura fibrilar viene acompañada de un dolor sumamente intenso y se debe a la hemorragia que se genera cuando se rompen los tejidos musculares, es común que el desgarro provoque la inmovilización parcial del músculo que lo sufre por la elongación forzada, tensándolo y limitando sus funciones mientras se recupera. Es recomendable utilizar una pomada para desgarros que contenga un activo analgésico para ayudar a controlar el dolor.

Tipos de desgarro

Las roturas de fibra muscular están divididas en grados, y depende de la gravedad de la lesión sufrida. Los grados son:

  • Primer grado: Es el desgarro más leve y es muy común que no se presenten síntomas de dolor por la ligereza de la lesión. Apenas un cinco por ciento del músculo se ve afectado. Es común que los desgarros de primer grado se sufra luego de realizar una rutina ejercicios que conlleven al levantamiento de mucho peso y es totalmente normal, pues se destruyen las fibras musculares a propósito para aumentar la masa muscular.
  • Segundo grado: La lesión de segundo grado viene acompañada de un dolor mucho más intenso, es cuando se genera una rotura mayor de las fibras musculares (aunque no total) y se puede sentir una especie de bulto cuando se toca la zona afectada.
  • Tercer grado: Es el tipo de lesión más grave. Se genera cuando la rotura de la fibra muscular es total, quiere decir que el músculo se rompe en dos. Ésta lesión causa un dolor muy intenso y viene acompañado de una hemorragia, que es visible en la piel mediante la aparición de “manchas” de color morado.
También te puede interesar:  Pomada para rodillas y sus diversos dolores.

pomada para desgarros

Los músculos que más tienden a sufrir desgarros musculares son aquellos que tienen mayor participación en las actividades diarias, como por ejemplo: los cuádriceps, los gemelos y los músculos paravertebrales. Los médicos recomiendan utilizar una pomada para desgarros para aligerar el dolor ocasionado por los mismos, ya que no es una lesión que requiera atención médica a menos que sea una lesión mayor o de tercer grado.

Periodo de recuperación ante los desgarros

Los periodos de recuperación dependen a la gravedad de la lesión muscular, aunque normalmente tiende a ir desde los ocho días hasta los 3 meses.

Las lesiones de primer grado tardan entre 8 y 10 días para regenerar totalmente el músculo.

Las lesiones de segundo grado se extienden a tres o cuatro semanas para curar de forma completa el musculo afectado.

Las lesiones de tercer grado o rotura total de la fibra muscular requiere al menos 1 mes de reposo completo pero se puede extender a 3 meses de recuperación dependiendo al individuo. Es muy recomendado realizar sesiones de fisioterapia para ayudar en la regeneración muscular.

Prevención de los desgarros

Para prevenir un desgarro muscular se deben seguir ciertas recomendaciones que te damos a continuación:

pomada para desgarros

Realiza una serie de calentamiento antes de comenzar tu rutina de ejercicios.

Mantente hidratado al realizar actividad física.

Aliméntate de forma saludable

Evita el sedentarismo.

Tratamiento con pomada para desgarros y otros remedios

El tratamiento para los desgarros musculares depende del daño que haya sufrido el músculo.

Cuando el daño es leve se recomienda utilizar una pomada para desgarros, compresas frías, ejercicios de estiramiento, utilizar vendajes, entre otras.

Cuando el daño es moderado se recomienda, de igual forma, utilizar una pomada para desgarros, las compresas frías siguen siendo de gran ayuda, se incluye la hidroterapia y la fisioterapia, mantener reposo y utilizar un vendaje adecuado para comprimir el área, entre otras.

Cuando la lesión es total, la única forma de tratarla es mediante un tratamiento quirúrgico.

 

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 6 Promedio: 4.8]