Saltar al contenido
Pomadas

Ten una rutina efectiva con la pomada para músculos

pomada para músculos

A lo largo del tiempo y con las diversas actividades físicas que realizamos a diario, sentir la fatiga en los músculos es algo inevitable pues es un resultado común de la rotura y recomposición de las fibras musculares. Por otra parte, los ligamentos y tendones también están involucrados en este proceso. La sobrecarga, la tensión y las lesiones musculares, por lo general, causan dolor en los músculos. Una pomada para músculos con efectos analgésicos pueden ayudarte de gran manera con los dolores.

pomada para músculos

Muchos atribuyen los dolores musculares post ejercicio al ácido láctico pues se produce durante los ejercicios con una buena demanda de energía para el cuerpo, ya que se genera durante la contracción muscular con ausencia de oxígeno. El ácido láctico o lactato, tiene diversas consecuencias para los músculos tales como: Dolor muscular, ardor en los músculos, agotamiento, calambres, aumento en la respiración, náuseas y en casos extremos, vómito. En otras palabras, cuando estos síntomas se hacen presentes, tu cuerpo quiere que pares la actividad física que estás realizando.

Posibles causas de dolor muscular

Son muchas más las causas del dolor muscular (o mialgia) y te describimos a continuación varias de ellas.

Tensión muscular

También conocida como miogelosis, se debe a una induración muscular causada por varios factores que contribuyen en la aparición momentánea de pequeñas protuberancias en los músculos. Suelen aparecer por: Estés, lesiones musculares, falta de calentamiento para practicar un deporte, posiciones inadecuadas, movimientos bruscos, entre otros. Éste tipo de lesiones se puede tratar fácilmente con una pomada para músculos.

Lesiones musculares:

Por lo general las lesiones musculares se deben a los siguientes factores.

Contusiones:

Cuando un músculo recibe un impacto externo, creándole un hematoma.

Distensión:

Suelen ser causados por movimientos bruscos a los cuales el cuerpo no está acostumbrado. La falta de precalentamiento antes de realizar una actividad física suele causar tirones musculares.

Desgarros:

Sucede cuando existe una rotura parcial o total de las fibras musculares, causando un dolor intenso.

También te puede interesar:  Prepárate para ejercitar: pomada para deportistas

pomada para músculos

Agujetas:

Las agujetas se generan luego de realizar un ejercicio o actividad física de alto rendimiento tras un largo periodo sin tener ese tipo de actividad física, es decir, sucede cuando se realiza un esfuerzo físico al que estamos desacostumbrados.

Enfermedades:

Éste tipo de dolor muscular suele ser el menos frecuente. Se debe a una enfermedad que afecta directamente al músculo y entre ellas se encuentan:

Las que causan inflamación muscular:

Provocadas por virus, bacterias o parásitos.

Las provocadas por el sistema inmunológico:

dermatomiositis, polimialgia reumática.

Las que no causan inflamación muscular:

Tales como la fibromialgia, distrofia muscular, enfermedades ligadas al metabolismo, las de origen hormonal.

En su mayoría, las lesiones causadas por un factor externo o una sobrecarga muscular, no requiere de atención médica (dependiendo la gravedad) y se puede tratar de forma rápida y segura utilizando una pomada para músculos que tenga componentes analgésicos para aliviar los dolores mientras el cuerpo realiza la regeneración muscular.

Tratamientos para los dolores musculares

Los dolores musculares suelen no tener un tratamiento específico, dependiendo al caos, y se tratan casi todos por igual. El uso de una pomada para músculos con acción analgésica es siempre efectiva, para ello se pueden usar los antiinflamatorios no esteroideos.

pomada para músculos

Si el dolor muscular es agudo, se puede emplear la técnica del reposo y la aplicación de compresas frías para tratar el problema.

Si sufres de un dolor muscular agudo al realizar un ejercicio, debes suspenderlo y esperar un par de días a que el músculo sane completamente. Luego retomar progresivamente el ejercicio.

Si el dolor es crónico se recomienda tomar tratamientos más complejos como: compresas frías y calientes, tratamientos con electricidad, lámparas ultravioletas, cataplasma de calor, parches de calor, entre otras.

Si el dolor es constante prueba con: técnicas de relajación, acupuntura, fisioterapia, hidroterapia, electroterapia, entre otras.

Métodos de prevención para dolores musculares.

Realizar frecuentemente ejercicios aeróbicos como trotar o correr.

Aliméntate de forma adecuada, con una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales.

Evita el estrés excesivo.

Trata las enfermedades subyacentes al dolor muscular.

Antes de cada sesión de ejercicios utiliza una pomada para músculos y haz un precalentamiento.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 5]